Blogia

Enetemec

Temporada finiquitada

Esta tarde, de paseo por la Red, me percaté de que hace ya dos años que iniciamos la bitácora.

El aniversario olvidado ayuda a hacerse una idea de lo desconectados que andamos del blog; ya hemos prometido unas pocas veces traer cosas nuevas, pero no nos ponemos nunca, demontre.

Tenenemos pensado seguir con los artículos de los Monty Python; hemos planeado posts que tienen que ver con la Semana Santa, la Feria y con la cultura sevillana en general; y por supuesto queremos seguir hablando de música.

Lo único deseable, al menos por mi parte, es que el año próximo sea más prolífico que el que se va; esperamos andar mejor de tiempo y ganas para hacer realidad nuestras pretensiones.

Una vez más gracias a los pocos que todavía pasan por aquí, si no fuera por ustedes hace ya tiempo que abríamos mandado esta página a tomar viento fresco.

Hasta ojalá que muy pronto.

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Metal griposo

En estos últimos días, me ha resultado imposible no acordarme de Slayer:

 

 

Epidemic

Breeding fast in poverty
Infectious driving dormant seed
Inside your carcass start to mate
Left in charge to dominate
Waiting to unfold!
Raging uncontrolled!
Adapt a potency!
Death machine, infest my corpse to be

Unyielding kings of agony
Test your body chemistry
Pulmonary overthrow
Possession of your inner throne
Invasions quickly override
Malicious domineering strike
Flood your veins commit slow death
Deteriorate your makers met
Perpetual demise!
On a fast decline!
Killing tendency!
Epidemic, permanent disease

Incapacitate... fall into your fate
Pain results in screams... bleed internally
Years will pass before... it can be cured!!!

 

Pervirtiendo los cincuenta

Ya comentaba por aquí un servidor el descubrimiento de la vida y obra de Frank Zappa, y el entusiasmo con que he acogido al bigotudo compositor como músico de cabecera. Y es que del trabajo del músico americano se puede sacar de todo, como ya dijimos, y tocó los palos que quiso (siempre con la base del rock), en mi opinión aprobando con nota muy alta.

Sin embargo, es un disco, en la opinión de unos cuantos, menor de la discografía de Zappa uno de mis preferidos del maestro. Lejos de la música serial, el jazz desatado y el progresivismo que impregna muchas de sus obras, el quinto álbum de la carrera del guitarrista refleja una de sus pasiones: el R&B y el doo-wop cincuentero.

Poco después de la grabación de Absolutely Free, la discográfica Capitol decide proponerle a Zappa realizar un disco de musica orquestal. Éste acepta, y aproximádamente a principios de 1967 se marcha, primero a Los Angeles y más tarde a Nueva York, a realizar las sesiones de grabación con un conjunto de músicos de estudio (ya que su grupo, The Mothers Of Invention, se encontraba trabajando por su cuenta en el teatro Garrick, también en Nueva York), sesiones que se convertirían en el disco Lumpy Gravy, el primero en solitario de Frank Zappa. Capitol llegó a editar un cartucho de ocho pistas e incluso comenzó a preparar un single, pero la discográfica con la que Zappa había lanzado todos sus discos hasta entonces, MGM, se metió por medio alegando que Zappa tenía contrato en exclusiva con ellos. El bigotes había pensado que el aparecer simplemente como compositor del álbum, además de la ausencia del resto de los Mothers en el trabajo, le daba derecho a editar Lumpy Gravy con otra empresa distinta a MGM. Al final se equivocó, y la ardua batalla legal con su compañía madre se resolvió a favor de ésta. Finalmente editó el disco, añadiéndole unas pistas grabadas durante las sesiones de We´re Only In It For The Money, saliendo de una vez por todas el disco a la calle en mayo de 1968.

Tras un disco de la densidad compositiva de Lumpy Gravy, pocos podían imaginar lo que pocos meses después del lanzamiento de éste, concretamente en diciembre de 1968, Zappa lanzaría al mercado. Cruising With Ruben&The Jets supone un disco de doo-wop de los cincuenta, pero con ciertos toques zappianos. Leamos al propio Zappa, en su The Real Frank Zappa Book (traducción cortesía de Román García Albertos):

 

 

Hubo un montón de sinsentido en la prensa cuando salió "Cruising With Ruben&The Jets" sobre cómo había engañado a la gente. Oí la historia de que un Dj de Philadelphia lo estaba poniendo como un loco hasta que descubrió que eran los Mothers, y en ese punto lo tiró. El hecho es que todo el mundo sabía que eran los Mothers of Invention porque lo decía en la portada: "¿Es esto The Mothers Of Invention grabando bajo un nombre diferente en un intento desesperado de meter su sucia música en la radio?"

Concebí ese álbum en la misma línea que las composiciones del período neoclásico de Stravinsky. Si él podía tomar las formas y clichés de la era clásica y pervertirlas, ¿por qué no hacer lo mismo con las reglas y regulaciones que se aplicaban al doo-wop en los cincuenta? El oyente no podía pensar realmente que una canción como Stuff Up The Cracks era una canción de 1950 honesta. En términos de timbre, esta justo en el límite (por las partes vocales), pero esos acordes nunca hubieran estado en un doo-wop original."

Como ven, la gente se mosqueó un poco con Zappa. Y eso que los había avisado en la portada...

Cruising With Ruben&The Jets es bastante paródico, pero en mi opinión es también un homenaje en toda regla. Acabamos de ver que el bigotudo músico reinterpretó a su manera los clichés del género doo-wop, pero desde el cariño enorme por el estilo. No hay más que repasar su discografía, sobre todo en directo, para encontrarse con unos cuantos ejemplos más de clásicos de R&B de los cincuenta (o composiciones nuevas del mismo cariz) interpretados con gran convicción y respeto por Zappa y cía.

Me ha enamorado el disco, como digo. Los falsetes, las letras tontas de amor, las armonías vocales (bajo mi punto de vista, un género maestro en el uso armónico de la voz es el doo-wop; precisamente estos días ando escuchando un recopilatorio de ciento y pico temas del estilo que me ha pasado un compañero de foro zappiano y es una delicia oír cantar a esa gente), la base rítmica extrañísima (que, como yo lo veo por desgracia, Zappa cambió por sonido ochentero en su remezcla de discos clásicos para editar en cedé  en su trabajo en el estudio de grabación en los ochenta. De las viejas pistas solo dejó intactas las del último tema del disco)... Sabor auténticamente 50s.

 

Les recomendamos Cruising With Ruben&The Jets no como definitorio de la carrera de Frank Zappa, sino como una curiosísima rareza que, creo yo, es perfecta para llevar en el coche y escuchar cuando no apetece nada en concreto. Al final, te acaba apeteciendo escuchar este disco. Al menos a mí me apetece, claro.

Por cierto, para adentrarse en la obra zappiana les recomiendo encarecidamente que se pasen por la web El 3er Poder, enlazada con placer en nuestro blog y que regenta el arriba mencionado Román García Albertos; es en mi opinión la mejor web en español del maestro.

Por causas ajenas a esta empresa

Empezábamos a remontar el vuelo de nuevo y de repente la desconexión: unos problemillas con el router, e Internet a tomar por el culo. Por suerte, ya están solucionados.

En próximos días iremos subiendo cosillas, sin prisa pero sin pausa. Un placer volver (otra vez).

Monty Python 2.2: A man with two sheds

Todos ustedes conocen, en mayor o menor medida, el rumbo que siguieron los Python por separado, y lo exitoso de sus proyectos en cada caso. Repasando la trayectoria de cada miembro del grupo por separado es curioso constatar que uno de los que, bajo mi punto de vista, más éxito han conseguido con su trabajo personal, llegando a conseguir incluso que en muchas ocasiones se obvie que anteriormente militó en la célebre agrupación cómica, es precisamente el que en mi opinión pasa más desapercibido de cara al gran público (de hecho,  me temo que también se olvidaba en su día a menudo que este buen hombre acompaña a los Cleese, Palin, Jones, Chapman y Idle).

La primera vez que me enfrenté a Monty Python fue, al igual que otros muchos aficionados, a través de Monty Python’s Life Of Brian. Recuerdo que los títulos de crédito del film me resultaban muy simpáticos, aunque por aquel entonces todavía los pasaba hacia adelante en el video después de un momento. Pasaron los años y el siguiente paso dentro del mundo pythoniano vino de la mano de Monty Python’s The Meaning Of Life; los créditos y la canción inicial de ésta me gustaron más que los del anterior film. Más tarde me hice con una copia en dvd de Monty Python And The Holy Grail, y entonces los momentos que solía aprovechar para ir al baño era mientras aparecían aquellos dibujetes que se me antojaban extraños.

No fue hasta la digestión de Flying Circus y la lectura de la autobiografía de Monty Python (más vale tarde que nunca, oigan) que el trabajo de Terry Gilliam me entró por los ojos y me pareció de diez. Además de su valor estético, enorme para mi gusto, y de, en palabras de los propios Python, una manera interesante de enlazar sketches, las ideas de Gilliam son la guinda imprescindible en el conjunto de la obra pythonesca. Una guinda que, como digo, lejos de significar un simple adorno de la tarta, consigue que ésta no se quede a medio hacer en el horno.

Porque si hay cosas que verdaderamente llevaron a Monty Python a otro nivel distinto, una de ellas es sin duda la creación de Terry Gilliam. El americano tuvo el acierto de encajar su visión y mundo particular dentro del universo Python, y vaya que le salió bien. Sus animaciones tienen un atractivo que está a caballo del gusto por el surrealismo (sin duda y en mi opinión lo que actúa de bisagra perfecta entre su trabajo particular y el de sus compañeros), la gamberrada más procaz y la tontería más infantil. Gilliam cuenta en Monty Python Por Monty Python que iba al museo y se inspiraba viendo esculturas y cuadros antiguos, pensando nuevas fechorías que hacer con ellas en sus montajes.

Tambien tiene el estadounidense, con sus películas propias lo viene demostrando todos estos años, cierta mala baba (coincido plenamente con la apreciación que de ello creo recordar que hizo Hijo Tonto en su ya recomendado por aquí análisis pormenorizado de los capítulos de Monty Python’s Flying Circus) que le da un puntillo cabrón a su obra que terminó de convertirla en singular, cabronería característica que compartía sobre todo con Cleese y que servía creo yo para mantener atento y despierto al espectador. Admitámoslo: la hijoputez, incluso (yo diría que hasta mejor) si es sutil, siempre ha casado genial con la risa. Supongo que por aquello de volver gilipollas por un momento al que huye del gilipollismo bien entendido.

Por encima de todo ello, Gilliam fue capaz (y a día de hoy continúa siéndolo) de hacer lo que le salió de los cojones, una actitud que, no hay que olvidar, es una de las razones por las que se juntaron los seis Python; cuenta respecto a esto en el libro biográfico acerca del grupo que él llegaba a las reuniones con su material, se lo mostraba a los demás, le decían que guay, y se pasaba el resto del tiempo oyendo las ideas, discusiones y capulladas del resto, y que se lo pasaba bomba. Un tipo listo.

Sin embargo, como hemos señalado, su trabajo pasa desapercibido muchas veces en el conjunto de lo creado por Monty Python. Igual es que no salía tanto en pantalla como los demás...

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Rock around the trash

Aprovechando que por fin el malestar estomacal y el dolor lumbar me dan una tregua, vuelvo a ustedes para seguir por donde lo habíamos dejado el último día. Les había dejado con la letra de un tema de mis paisanos Narco, en el que se menciona a El Santo, Kalimán (superhéroe mexicano de finales de los sesenta, por lo que pude averiguar) y Mil Máscaras, hasta donde yo sé también éste último luchador legendario de los cuadriláteros del país mariachi.

Tras la lectura de los versos y la sonrisa pernitente quizá alguno de ustedes pueda pensar que la presencia de este tipo de personajes en las canciones de un grupo de metal, siendo las líricas del género relacionadas, en el imaginario popular, e incluso en el particular, el 99% de las veces con Satán, el Mal, lo oscuro y la Muerte sea anecdótica; desde este humilde blog nuestra intención es mostrarles en próximos artículos (¡oh no! ¡otra serie de posts temáticos!) que mucho más allá de lo que el profano y, como dijimos, el curtido en el tema crea, la serie b, lo zetoso, el pulp, están más cercanos al rock y al metal en todos su géneros de lo que a priori pueda parecer. Incluso nos atreveremos a decir, si es posible y el tedio repentino no lo impide, que el Diablo y la Oscuridad en el rock, ya desde sus inicios, tienen más que ver con el tebeo que con las verdaderas misas negras (con el permiso de Coven).

En un primer momento teníamos pensado publicar cronológicamente los artículos, siguiendo en cierto modo la historia del rock y el metal de los últimos 50-60 años,  pero finalmente preferimos ir bombardeándoles con posts sin orden concreto, con lo que esperamos que la sorpresa y la diversión se multipliquen. Para empezar, les emplazo a eschuchar y leer las letras del tema Zé Do Caixão, de la banda americana de death metal Necrophagia, que encontrarán un poco más abajo. Sobre el metal de la muerte en general y Necrophagia en particular seguiremos hablando en la próxima ocasión.

 

Spits in the face of God

Cast an inverted shadow

(Talons of) depravation adorn

Bloodshot eyes

Dead as night


Do Caixão


Unholy desires

A torture garden

Inside his soul


His ways are sadistic

In his quest for destiny

Womb of innocence

Defiled with his seed

Spawning a superior race

A bloodline of blasphemy


A continuación les traduzco libremente:


Escupe en la cara de Dios

Proyecta una sombra invertida

Garras de depravación adornan

Los ojos inyectados en sangre

Muerto como la noche


Ze Do Caixão


Deseos profanos

Un jardín de tortura

Dentro de su alma


Sus métodos son sádicos

En su búsqueda del destino

Un útero inocente

Profanado por su semilla

Va a generar una raza superior

Un linaje de blasfemia

 

Por último, la bella portada del álbum, títulado The Divine Art Of Torture, donde se encuentra este tema:

 

 

 

Nos trae de vuelta un señor con máscara

Muy buenas tengan todos ustedes. ¿Còmo se encuentran?

A lo tonto,  hace ya un mes y pico que no aparecíamos por aquí, y es que como siempre se juntan el hambre y las ganas de comer. Ya hemos escrito algunas líneas anteriormente sobre el motivo de estos parones, por lo que creo que se hace innecesario volver sobre ello.

Lo que cuenta, al menos para el que suscribe, es que estamos de vuelta, con muchas ganas. Además del par de cosas que hay pensadas por hacer, amén de retomar las que dejamos a medias (si los Python se enteraran que los he dejado de lado todo este tiempo...), ha sido uno de nuestros blogs de cabecera el que me ha inspirado un proyecto más para el blog, que pretendo empezar en este mismo post que se encuentran leyendo ahora mismo. Es que como empecemos con los rodeos, voy a pasarme escribiendo notas de vuelvo en cinco minutos hasta el fin de los tiempos.

Les dejo sin más preámbulos con la letra de un tema (mi intención en un principio era ponerles un video o la canción en audio, pero me ha sido imposible):

 

La Era Atómica cayó, llegó el momento de Mil Máscaras.

Es la cultura popular del pueblo, es la cultura de las grandes masas.

Enfrentados en el ring entre el bien y el mal, ¿crees que solo son combates o es algo más?

Es el mito y la leyenda del pueblo, ahí está.

Es nuestra telebasura favorita.  (x4)

Se cambia y se pone su disfraz original, poderes ancestrales que le hacen reventar.

El piquete de ojos es su arma mortal, el público enervado comienza a disfrutar.

Nadie jamás sabrá su identidad, nadie podrá nunca desenmascarar.

El Santo tiene una doble personalidad, pero ningún mortal conocerá su vida real.

¿Podrá Kalimán con su poder mental salvar al mundo entero de tanta barbaridad? ¿Saldrá con vida El Santo de la emboscada que los narcos le han hecho tragar? (Bis)

La Era Atómica cayó, llegó el momento de Mil Máscaras

Es la cultura popular del pueblo, es la cultura de las grandes masas

Enfrentados en el ring entre el bien y el mal, crees que solo son combates o es algo más?

Es el mito y la leyenda del pueblo, ahí está.

Es nuestra telebasura favorita (x4)

"- ¡Mira, El Santo!

- Siempre cumple."

 

El tema que tienen arriba es El Santo, tercer track del álbum debut de 1997  del grupo sevillano de rap metal de influencias hardcoretas  Narco, titulado Satán Vive. Me acordaba de él leyendo otro genial post de Absence en El Blog Ausente; rápidamente se me ocurría la forma de retomar la marcha de la bitácora y dar forma a una idea que me rondaba la cabeza, y que el próximo día les mostraré con más detalles. De momento les emplazo hasta entonces, y dejo que sea El Enmascarado de Plata quien se despida de ustedes.

 

 

 

 

Meri Crismas Manué

Un año más, desde este humilde blog les queremos desear felices fiestas.

Como ya hemos dicho hace poco, estamos preparando cosillas y dando forma a proyectos para la próxima temporada, que esperemos sea un pelín más fructífera que esta que ya vamos dejando atrás, no sin antes darles las gracias a los que nos siguen leyendo de vez en cuando por mantener el interés en este rincón, ya que sin su ayuda sería imposible llevar adelante este sitio.

Un placer continuar con ustedes, un afectuoso saludo de nuestra parte. Pronto, espero, recibirán más noticias desde aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres