Blogia
Enetemec

Voz en off

Voz en off

 

Hace poco, por aquello del Día del Orgullo Friki me acordé de Star Wars. Precisamente pensando en las pelis se me ocurrió un nuevo artículo para el blog, una vez más hablando de algo olvidado, en esta ocasión de la saga espacial por antonomasía, con permiso de los enfervorecidos trekies del mundo entero.

Más allá de todo el grandísimo culebrón que sirve de transfondo a la historia, la Guerra de las Galaxias no es más que una metáfora de la lucha entre el Bien y el Mal. Hay un grupo de buenos, los Rebeldes y toda la peña que los acompaña, y los malos malísimos, cuya cabeza visible corresponde a la del descarriado Jedi Darth Vader, Anakin para los amigos y fans de la saga. Entre los protagonistas de la historia ya se sabe: su romance correspondiente, las situaciones humorísticas de rigor, un grupo de Soldados Imperiales sin puntería no puede tocarme con sus láseres, etc. Al otro lado (sí, el Lado Oscuro, que lo estaban deseando), Lucas tampoco fue muy innovador en la base en la que se apoyan las diversas circunstancias por las que van pasando los antagonistas del cuentecillo. Sin embargo, creo que a lo largo de la historia a muchísimos mortales se nos ha pasado por alto una figura para mí clave en el universo starwariano, y sin cuya presencia habría sido prácticamente inviable la sucesión de acontecimientos que se nos relata en los distintos fims de la doble trilogía.

A todos se nos hace el culo Pepsicola cuando vemos atravesar los pasillos de cualquier nave al celebérrimo Darth Vader, y daríamos alguna que otra extremidad con tal de ser capaces de estrangular desde la lejanía al abusón de turno. En algún sitio leí que el malogrado caballero Jedi encabeza la lista de los mejores malos de la historia. Y es aquí donde me gustaría empezar mi disertación. Se nos ha olvidado al creador del monstruo, al instigador del Apocalipsis en la débil personalidad de Skywalker padre, al verdadero cerebro maligno de todo el meollo.

No es otro que el Emperador. Este simpático hombrecillo, que en un foto-montaje que rula por Internet y de cuya visión me empiezo a artar se le compara con el actual pontífice Benedicto XVI, es el culpable de que Luke, Han, Leia y sus amiguitos lo pasen putas durante las tres primeras partes de la saga, y es el loco cabrón que les jode la existencia a Yoda, Obi-Wan y sus compinches en las otras tres cintas. Su carrera, como la de cualquier político que se precie, está cimentada sobre el odio, el deseo de poder y el afán de encabronar a todos los seres que le rodean, en un acto de misoginia exhacerbado. En su caso, hay una diferencia con el resto de los dirigentes de otros partidos: él al principio iba de buen rollito.

Recordemos que por su culpa, el travieso Anakin se convirtió en el maligno y cruel Vader; no podemos olvidar tampoco que sus planes de dominio interestelar estuvieron a punto de costarle a los Rebeldes un mayúsculo dolor de cabeza. Como el tétanos, que parece que no está pero ahí lo tienen incubando dolor, el señor Emperador trazó en su mente el auténtico desbarajuste del bienestar planetario que a todos traía por el camino de la amargura.

Curiosamente, no creo equivocarme cuando digo que sea probáblemente uno de los personajes de los que menos se habla, o al menos con menos entusiasmo, de todos los que pueblan Star Wars. Vader está chulo, a todos nos cae bien Constantino Romero (o James Earl Jones a los anglosajones); Harrison Ford tiene un polvo y en Luke todos hemos encontrado el pardillo-que-salva-la-galaxia que nos gustaría ser. Natalie Portman tiene su mérito por haber tenido la valentía de llevar puestos los despropósitos que los encargados de vestuario llamaban trajes, y Samuel L. Jackson nos tiene tan acostumbrados a aparecer en todas las malditas películas del mundo que no hay nada que decir sobre él. Incluso aquel engendro llamado Jar Jar Binks, que protagonizó cientos de flash animados donde podíamos descargar nuestra rabia sobre él, ha merecido más atención que la madre del cordero, en este caso el padre.

Como ya comenté en otro artículo anterior, parece que si no llevas un traje molón, no tienes cojones de ponerte un par de ensaimadas en la cabeza y emular a la dama de Elche, o si tus arrugadas manos ya no están como para sujetar espadas láser, a la gente se le pasa por alto tu presencia, incluso si resulta que eres el que corta el bacalao. El Emperador era el cerebro, el puto amo del tema, y si se ve a alguien caracterizado como él en algún Salón del Manga es porque con una cortina vieja se puede hacer una túnica. Seguramente haya otros que piensen como yo, pero es muy probable que en sus blogs se dediquen a destapar curiosidades estúpidas y huevos de Pascua de las distintas ediciones en dvd de las películas en vez de reivindicar tan importante figura.

No piensen que nuestro amigo Emperador es el único jefazo que pasa desapercibido. El Rector de mi facultad, el que enseñó a luchar a Bruce Lee, el encargado del supermercado de su barrio sufren igualmente el anonimato al que condena el no ser suficientemente chuli. La mujer de Ozzy Osbourne también podría entrar en esta lista, ya que normalmente cuando alguien piensa en ella se suele acordar de sus familiares ya fallecidos antes que de la señora en sí misma.

Recuerden: un ser humano suele tener uno o varios mentores por detrás. En el caso de Platón, no puede ser más literal la frase.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sappy -

Amo a ver, hablar de Star Wars es meterte en un universo que considero, excesivamente friki, aun asi, voy a poner mi granito de arena diciendo que realmente, en cualquier plan, por organizado que sea, el verdadero cerebro, debe pasar desapercibido, para asi, poder llevarlo a cabo sin levantar sospechas, haciendose "amigo" de los buenos, para llevarlos a su terreno sin que nadie sospeche de el.

En cuanto a la comparacion absurda que ha hecho sanjuu respecto a Led Zeppelin y Star Wars, prefiero no decir nada xD

Kiüs -

Efectivamente,lleva usted toda la razon,buen hombre.

Y como persona sensibilizada con todos los segundones(kiza es porq yo lo soy :P ),debo romper una lanza(o un palo,el caso es romper algo xD )a favor d esta magnifica composicion literaria a favor del odiado Lord Sidious,otrora emperador Palpatine,villano en la sombra,cerebro de Vader y manipulador en general.

Arriba lo segundones!!! xD

salud y birra fria!XD
a seguir bien!

Sanjuu -

Tio, te estas jugando el pescuezo. Lucas fue un auténtico revolucionario. Star Wars es algo grandísimo para todo buen cinéfilo y freak de a pie. A mi no me gusta el género de Sci-Fi pero esto fue muy grande.

Star Wars es como Led Zeppelin del cine (bueno tanto no pero casi xD)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres