Blogia
Enetemec

Uno trabajando y tres mirando

Uno trabajando y tres mirando

 

Hoy abriré mi corazón ante ustedes un poco más. Me mola la música electrónica. Pero la hermosa, la de toda la vida, esa que venía en un cassette que a tu hermano mayor le había pasado el Dj de la discoteca local de moda. De perreos, pa mi morena pa mi guerrera y demás atentados contra el gusto en general pueden buscar información en Wikipedia y en la bitácora de algún quinceañero amante de los Nike de muelles y de la joyería ostentosa.

Me quiero centrar en, para mí, el grupo por excelencia de las noches en cualquier antro de bailoteo decente. Me refiero a The Prodigy. Pioneros del rave, instigadores del fenómeno break a mediados de los 90 y primeros en tantos otros géneros que no conozco, esta cuadrilla de señores ha inundado de toscas canciones todos los reproductores musicales que he poseído a lo largo de mi vida. Concretamente quiero hablarles del alma de este proyecto, compositor, dj y líder de la banda.

El señor del que les hablo responde al nombre de Liam Howlett. De su mente y sus manos han salido temas como Out Of Space, No Good (Start To Dance), Firestarter o Smack My Bitch Up. Además de manejar los sintetizadores, esta buenísima persona se encarga de tocar el teclado, introducir los riffs de guitarra y programar las baterías. Un currelo, vamos. Pero, una vez más, la historia es injusta y ha concedido más protagonismo a los dos, antaño tres personajes que le acompañan en su periplo por los pastillódromos del Universo.

Todos conocen a Keith, el muchacho que extendió el característicamente cani corte de pelo cenicero y promovió sin saberlo el consumo de estupefacientes cuando sus jóvenes admiradores querían imitar sus exagerados movimientos mandibulares y corporales. Maxim, el negrales con nariz de boxeador que suele introducir alguna frase rapeada en los discos de The Prodigy saltó a la fama cuando en los videoclips de Fat Of The Land le dio por aparecer con unas lentillas que le ponían ojos de gato. Sobre el tema de Leeroy correremos un tupido velo, pues sus propios compañeros pasaron de él como de la mierda y lo echaron. Normal, su único aporte al grupo era hacer el capullo sobre el escenario bailoteando las canciones.

Como ya hemos dicho, Keith molaba porque era un ejemplo a seguir para millones de púbers ansiosos por encontrar un modelo con el que justificar su actitud. Un negro enorme rapeando siempre está chulo, en eso Maxim no tenía problemas. Mas Liam no tenía nada que lo hiciera resaltar ante los impresionables ojos de la juventud. La coña es que The Prodigy es él. Hasta el tercer disco de estudio, obviando el último tema de The Prodigy Experience que por ser en directo era cantado por Keith, el resto de componentes de la banda no hacían absolutamente nada. Bueno sí, repartirse beneficios a costa del talento de su amigo el rubiales.

Ante esto yo saco una conclusión: los punkys van a tener razón, y verdaderamente no importa que no sepas tocar ningún instrumento, que no hayas compuesto un tema en tu vida o que tu manera de bailar le diera vergüenza al mismísimo Musiquito. Lo importante son las pintas y la actitud. ¿Qué más da que hayas creado varios de los mejores temas de la historia de la música electrónica? ¿Qué importa si llevas en la sombra la responsabilidad de contentar a ese grupo de gente tan exigente como el que suele escuchar tu música (nótese la ironía)? Si no tienes un corte de pelo guay o tu piel no luce un impresionante color ébano, jamás saldrás en los libros.

Por eso, recuerda: Iron Maiden sin sus roadies no serían nada. O algo así.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Sappy -

vamos a ver, que los punkys tienen razon, pues seguramente xDDD Anda q no hay gente q lo unico q tiene, es una cara bonita, y no vale, ni para tomar por culo, con perdon de la expresión, pero la realidad es esa, hay mucha gente haciendose rica, gracias a gente que realmente se lo curra,que les componen las canciones, la musica etc etc, y ellos solo ponen "la voz" (que con arreglos en un estudio, no es tan dificil cantar medio bien) y su cara bonita :/

Como bien dice tu titulo, uno currando y 3 mirando, y lo jodido no es que miren, sino que se hacen ricos mirando!

:)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres